2018 la peor de las batallas

2018 la peor de las  batallas
MAS DE POLITICA

Impunidad: Odebrecht-PRI-Pemex-Fepa

¿Entonces, otra vez se perdió la guerra?

Fin de TLC y baja de impuestos

Releer a Savater

Espejo Roto
  
OCT
22
2017
Teodoro Barajas Morelia, Mich. Faltan meses para la elección del 2018, por lo visto una vez que se aproxime el mes de julio del próximo año las campañas adquirirán un tono febril carente de mesura porque los intereses en juego son de grandes proporciones, las medias verdades se multiplicarán como el aceite para lubricar la maquinaria de la manipulación.
Nuestro país dejó un pasado autoritario en el que un solo partido ganaba anticipadamente cada elección para dibujar, desde hace no mucho tiempo, un sistema fincado en la pluralidad de propuestas partidistas, lo más reciente fue la reglamentación de candidaturas independientes, el viento nuevo que sacudió a la onerosa partidocracia.
Vivimos un sistema de partidos, se cuenta con la alternancia, no hay más un partido hegemónico aunque la calidad de los actores políticos suele ser rala, en muchos casos apenas visible. Los partidos políticos han sido costosos, escandalosos, además motivan el repudio de grandes capas de la población por su poca productividad.
En toda democracia que goce de cabal salud los partidos son invitados de honor para contender por el poder político, así ha funcionado esa lógica del poder, sólo que en nuestro país algunas de esas organizaciones las desfiguró la codicia porque sus proclamas, declaración de principios y cuerpo doctrinal no son más que adornos retóricos, en algunos casos una síntesis con caracteres aristotélicos.
Aún es prematuro afirmar quien sucederá en el cargo al presidente Enrique Peña Nieto, el denominado Frente Ciudadano que conforman el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano ha estado en aprietos. Margarita Zavala ya se fue del albiazul, con ella algunos seguidores, la fracción de senadores panistas está fragmentada y cinco de ellos confrontados con Ricardo Anaya; Javier Lozano le llamó imbécil a su par Ernesto Ruffo quien hace unos días trató con palabras soeces propias de un barbaján a su ex compañera de partido Margarita Zavala.
Ricardo Anaya es dirigente del panismo y está empecinado en que su nombre aparezca en las boletas de la jornada electoral del próximo año, parece seguir el prontuario horneado por Nicolás Maquiavelo en aquella controvertida obra de 1513 El Príncipe. El poder a costa de lo que sea.
El Partido de la Revolución Democrática, a quien la conformación del frente parece salvar de una debacle que parecía anunciada, también ha sido afectado por los escándalos en que se ha visto envuelta la dirigente nacional Alejandra Barrales con las suntuosas propiedades inmobiliarias detectadas en la Ciudad de México y Miami. El escándalo como narrativa, la hipocresía como táctica.
Aún no se conoce cuántos aspirantes podrán participar como candidatos independientes por la presidencia de la república, más de ochenta han manifestado su interés, seguro serán muchos menos quienes puedan registrarse y será un ingrediente novedoso que puede fragmentar el voto opositor.
Mientras la clase política no encuentra otras vías de participación seguiremos padeciendo una cantidad industrial de spots aunque no presenciemos debates de calidad, lo que si escuchamos frecuentemente son insultos, reclamos y una gran falta de sustancia que no hace más que abaratar la actividad pública en una era marcada por la impunidad, por los excesos.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México