China y su diplomacia de chequera

China y su diplomacia de chequera
MAS DE ECONOMIA

Ripple: El próximo líder de las criptodivisas

La evolución de la banca digital

OCDE, ¿Recetas de la Nueva Izquierda?

México el centro geopolítico de América Latina

La cultura corporativa; el alma de las empresas
  
SEP
11
2018
Bryan Ramírez Morelia, Mich. El gigante asiático se posiciona de una manera sumamente sigilosa y estratégica a nivel internacional en varias regiones del planeta, no hablo solamente del continente asiático, América Latina está siendo poco a poco estando más cerca de China que del propio Estados Unidos, geopolíticamente hablando claro está. Países como Panamá, El Salvador o República Dominicana han decidido a romper relaciones diplomáticas con Taiwán, una clara señal de acercamiento al gobierno chino, que busca encapsular a la isla en una estrategia de diplomacia de chequera, en el China ofrece aplicar relaciones comerciales e incluso ofrecer préstamos a países en vías de desarrollo (como es el caso de algunas naciones de centroamérica y el caribe) muy probablemente a través del Nuevo Banco de Desarrollo, una institución financiada por los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), un organismo internacional alternativo al Banco Mundial o al Fondo Monetario Internacional, los cuales y como lo hemos visto a lo largo de la historia, imponen sus políticas neoliberales a cambio de dinero, endeudando así a las naciones del tercer mundo, ejemplo claro lo que vive Argentina actualmente.
Sin embargo, la segunda economía más grande del mundo no solamente está enfocada a expandir su poder a través de ésta diplomacia de chequera, sino también a través de la cooperación militar en varias regiones del mundo, principalmente en Asia, donde ha logrado establecer lazos fuertes con países como: Filipinas, Afganistán, Pakistán, Nepal e Irán entre otros, en algunos casos con la venta de armamento y apoyo militar, hasta con el la continuidad de las operaciones comerciales como es el caso de Irán, donde la nación persa tiene sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, y a pesar de ello China sigue comprando su petróleo, en un desafío claro a las potencias occidentales, quienes no hacen nada al respecto, no solo por ser la segunda potencia económica, sino también por su poderío geopolítico y militar que ha demostrado junto a Rusia en los últimos años.
Este es el nuevo orden mundial, Estados Unidos con Donald Trump al frente ha llevado a la aún primera potencia económica a perder su liderazgo mundial, es por ello el enorme enojo de toda la élite política y económica de la nación yanqui, y no es que estén avergonzados de su presidente aunque públicamente lo demuestran, lo verdaderamente preocupante para ellos es que la industria militar no está siendo beneficiada de algún gran conflicto bélico, como lo ha sido con varios presidentes, incluido Barack Obama y su premio nobel de la paz. El que Donald Trump esté permitiendo que la influencia de Rusia y China en conflictos bélicos que pudieron retribuir a la gran industria armamentista de los Estados Unidos, la intervención en Siria es el claro ejemplo de cómo se evitó una guerra regional en Medio Oriente que apuntaba directamente a Irán.
Lo cierto es que China tiene su propia estrategia de expansión, y no se detendrá, mucho menos ahora que tiene la oportunidad de aprovechar la pasividad bélica de Estados Unidos.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México