¡Claro que habrá defensa!

¡Claro que habrá defensa!
MAS DE EDUCACION

Celebrar Proponiendo

El juego de la esperanza

Oscurantismo en el siglo XXI

Gobernanza en la educación michoacana

Los michoacanos merecen educación incluyente: Mexicanos Primero
  
JUL
09
2015
Daniel Ámbriz Morelia, Mich. Nuevamente, el estar aferrados a prácticas del pasado ha estado causando revuelo, nostalgia y hasta incertidumbre con los resolutivos que ha emitido la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto a la constitucionalidad de la evaluación de los maestros, como también, a la baja del servicio educativo por incumplimiento a sus obligaciones al acumular tres inasistencias consecutivas o salteadas en un periodo de un mes.
Y si a esto le sumamos la expresión, dicha o no, por los ministros de la Corte en el sentido de que el sindicato no podrá intervenir en la defensa de los trabajadores a ser dados de baja del servicio por el incumplimiento de sus obligaciones constitucionales, el desconcierto y la alarma es mayor. Los medios masivos de comunicación y las redes sociales han hecho de este acontecimiento un motivo de preocupación, y en algunos casos hasta le han puesto un tono amarillista a la nota.
Para acabar de tajo con esta especulación quiero dejar asentado con toda claridad que al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacion, titular de la relación laboral entre el gremio magisterial y el gobierno patrón, nada ni nadie le puede impedir que a través de su equipo de abogados defienda a sus trabajadores, y para hacerlo no es condición que esté escrito en la ley.
Ya lo he manifestado en anteriores columnas que es básico cumplir con nuestras obligaciones para asegurar los derechos que nos asisten, sin embargo, aún en el incumplimiento de ciertas obligaciones el trabajador le asiste el derecho de inconformarse y buscar una legítima defensa, en estos casos, las posibilidades de ganar el caso se ven reducidas, incluso, puede perderse, pero la defensa es un derecho constitucional y el sindicato como representante legal de los trabajadores acreditado ante los tribunales competentes, tiene la obligación de implementar un plan de defensa, aún en las peores circunstancias.
Con respecto a la negativa del docentes a evaluarse y/o apegarse a los programas de formación docente apoyados por un tutor en caso se salir insuficiente en el resultado de las evaluaciones, siendo ésta una obligación enmarcada en la fracción III del artículo 3o de la Constitución y ratificada en las leyes complementarias y en la resolución de la SCJN, donde la misma ley señala una sanción que consiste en la baja del servicio sin responsabilidad para el Estado, la defensa debe revisar que todo el proceso se haya realizado apegado a la ley y al derecho, en caso contrario, podrá revocar la sanción, pero también, en caso de que todo el proceso para llegar a la sanción se haya llevado de manera correcta, la defensa del trabajador tendrá nulas posibilidades de salir victoriosa. Por eso es importante, cumplir con las obligaciones básicas y dejar para la defensa los abusos y las omisiones legales.
Quienes se resisten por voluntad propia, por coacción, coerción o amenazas de la CNTE a la evaluación del desempeño docente como obligación constitucional, deben saber de las sanciones que existen al no presentarla o al no acogerse al programa de formación docente con el apoyo de un tutor en caso de salir insuficientes, para que pasada la acción no se vean sorprendidos ni se digan engañados. La peor consecuencia al presentar la evaluación es obtener un resultado insuficiente, pero a la vez, será la oportunidad de recibir los apoyos pedagógicos y de acompañamiento necesarios para sunsanar sus debilidades y aprovechar sus áreas de oportunidad, para que al paso de 12 meses, el docente en esta circunstancia, sea un mejor maestro. A causa de la insuficiencia en las evaluaciones a ningún maestro en servicio le quitarán el empleo, es falso ese pregón.
Respecto al despido del trabajador por la acumulación de tres faltas consecutivas o salteadas en un mes que señala el artículo 76 de la Ley General del Servicio Profesional docente, quiero recalcar que es una disposición ya existente en el Reglamento de las Condiciones Generales del Trabajo, no es nada nuevo, no veo ni siquiera motivo para la polémica porque para que proceda esta sanción las inasistencias deben ser injustificadas y mediante un procedimiento que debe vigilarse para evitar abusos por parte de la autoridad.



INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México