Cooperativismo ilógico

Cooperativismo ilógico
MAS DE EMPRESARIAL

El estado de indefensión de los contribuyentes: 69B

El asesor tributario frente a la ética

El contribuyente en el ámbito internacional

Revisiones electrónicas: SAT

Se vale soñar
  
MAY
19
2017
Bryan Ramírez Morelia, Mich. En los últimos años, la banca mexicana ha experimentado una apertura hacia sectores que antes no eran sujetos de crédito, la banca mexicana diseño productos que se adaptaran a las necesidades de muchos usuarios a los que les era muy difícil conseguir financiamiento, desde créditos de nomina, mipymes, créditos personales o incluso tarjetas de crédito, son algunos de los ejemplos en los que el sector bancario en México relajo sus requisitos y quito candados para que mas personas puedan acceder a financiamiento de todo tipo, con sus respectivos riesgos, pero, que han tenido una gran aceptación entre lo usuarios de la banca mexicana.
Dentro del sistema financiero mexicano se encuentran los organismos auxiliares de crédito, las cuales destacan las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, y cuya doctrina que los rige a través de sus valores nació con la primera cooperativa a mediados del Siglo XIX en Rochdale Inglaterra. Actualmente las cooperativas en México, especialmente las dedicadas al ahorro y préstamo, son regidas por la Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo, y las regula la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV)
Este tipo de entidades financieras están destinadas a ofrecer sus productos y servicios a personas que no son sujetos de crédito para la banca comercial, suele ser muy atractivo ya que millones de mexicanos acuden a estas instituciones para realizar ahorro e inversión, o para solicitar algún préstamo. Es una opción que ofrece beneficios, como menores tasas de interés, sin embargo, quedan rezagadas en otros aspectos como el uso de nuevas tecnologías, uso de plástico como método de pago, o transferencias en línea, la ventaja de pertenecer a una sociedad cooperativa es, que, al momento de dar tu aportación social, la cual el monto varia acorde a cada institución, te conviertes en socio de la misma, con derecho y obligaciones que te permites formar parte de la toma de decisiones internas. Esa sería tal vez la gran diferencia al ser usuario de la banca comercial en nuestro país, sin embargo la realidad es otra, si bien las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo en la mayoría de las instituciones pequeñas que se encuentran integradas por un cierto número limitado de personas, principalmente en zonas rurales, aun los rige fuertemente los valores cooperativistas tales como; libre adhesión y libre retiro, control democrático, educación cooperativa, entre otros, permite a sus integrantes conocer a cabalidad la vida interna de la institución financiera, y la participación directa en la toma de decisiones, esa es el alma del cooperativismo, en el que todos son dueños de todo, con el esfuerzo conjunto puedan consolidar los objetivos que se proponen como cooperativa, buscando siempre el beneficio colectivo.
El sector cooperativista tiene presencia también a nivel corporativista, y es ese gran crecimiento lo que hace dudar si verdaderamente continúan ejerciendo esos valores cooperativistas o simplemente se han perdido al expandirse al paso de los años. ¿Es seguro ahorrar en una sociedad cooperativa de ahorro y préstamo?, tal vez si, si se encuentra regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, sin embargo, la banca comercial le ofrece mejores beneficios y un servicio más personalizado, la realidad es que las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo o mejor conocidas como cajas populares, y más las de gran tamaño que operan a nivel corporativista, ofrecen un servicio que ya no es personalizado, poco o nada se respetan esos valores cooperativistas que tanto promueven de palabra pero no en la práctica, al final te conviertes en un simple cliente, aunque te nombren como socio, el servicio puede llegar incluso a ser de pésima calidad.
Que ilógico el cooperativismo corporativista, donde se ostentan como instituciones que acercan los servicios financieros a las personas sin acceso a la banca comercial, pero que al final son tratados como unos simples clientes, como en cualquier otra institución crediticia.

Recibo sus comentarios en twitter:
@bramirezh


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México