De la inconformidad

De la inconformidad
MAS DE POLITICA

Quién mató a la gallina?

Y sin embargo, cambiamos

Del entendimiento a la indignación

Análisis sobre la ignorancia

¡No! A la barbarie y el vandalismo
  
ENE
06
2017
Teodoro Barajas Morelia, Mich. El presidente Enrique Peña Nieto actuó con retraso, cuatro días después del incremento a las gasolinas por fin dio la cara para decir que los aumentos al combustible no es derivado de las reformas estructurales porque se debe, según él, a factores externos. La crisis de credibilidad del gobierno federal es la constante desde hace un buen rato, ante la opinión pública tiene un registro elocuente de fracasos.
El miércoles anterior el mandatario ofreció un pronunciamiento público para divagar, nunca ha optado por la autocrítica, más bien fue para anunciar dos relevos en el gobierno federal, el regreso de Luis Videgaray quien fuera un fallido secretario de Hacienda ahora será el nuevo titular de Relaciones Exteriores, el propio funcionario reconoció que no es diplomático. La impericia de nuevo.
En tanto, la molestia de amplias franjas de la población ya se han expresado radicalmente en numeroso saqueos de tiendas departamentales, principalmente en el Estado de México, el caos, cientos de detenidos que robaron productos de diversas negociaciones en protesta por el aumento a los precios de la gasolina, fue un aquelarre.
Las molestias se acrecentaron en poco tiempo, lo cual es una señal preocupante mientras algunos cuadros de diversos partidos se pronuncian con discursos incendiarios como oportunistas porque nadie de ellos, de esa desprestigiada oligarquía, ha renunciado a sus prebendas que se pagan del aporte de los contribuyentes. Esa elite sigue con sus prebendas, privilegios y despilfarros.
El peso mexicano, tras los mensajes de Donad Trump y la cancelación de negocios de firmas norteamericanas automotrices en nuestro país a pedido del presidente electo de Estados Unidos, sufrió otro descalabro, en ello influyó la nominación de Videgaray al frente de la Secretaría de Hacienda. Todo ello parece una película de horror y no tiene ni una semana completa el 2017.
El presidente Enrique Peña Nieto dijo públicamente que entiende el enojo de una mayoría de mexicanos por los incrementos a la gasolina aunque, se defendió, señaló que dichos aumentos se deben a factores externos y que no es una consecuencia de la reforma energética. No creo que lo entienda el mandatario, no veo signo alguno de empatía.
Mientras el mandatario actuaba con frialdad muchas tiendas fueron saqueadas, principalmente en la Ciudad de México y el estado del mismo nombre. El pánico parecía desbordado, las protestas degeneraron en robo y vandalismo.
La clase política, una gran parte de ella, se dice agraviada por los aumentos con los daños colaterales que representa con la merma en los bolsillos de una gran mayoría, aunque no es creíble dicha indignación porque muchos de ellos contribuyeron para votar las reformas y ahora se hacen los locos en un inusitado ataque de amnesia e histeria. El daño está hecho, y aún falta.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México