Dirigentes sindicales preparados

Dirigentes sindicales preparados
MAS DE SINDICATOS

Reconociendo historias.

La democracia: Valor, temor y precio

El próximo congreso del SNTE

La disyuntiva

Vientos de cambio en la sección XVIII del SNTE
  
OCT
31
2017
Daniel Ámbriz Morelia, Mich. En el tiempo en que nos ha tocado vivir hemos sido testigos y a veces actores de diversos acontecimientos que han marcado una época para el registro de la historia, de nuestra actuación en cada presente es como esperamos vernos en el futuro, por eso, las enseñanzas del pasado nos van sirviendo para mejorar nuestra conducta ante los sucesos del momento.
Estamos viviendo una era digital en pleno desarrollo tecnológico, pasamos por múltiples transformaciones en diversas leyes que modifican nuestra manera de proceder, y como derivación de las mismas, estamos enfrentando políticas públicas que exigen aplicarnos en el terreno del conocimiento y de la preparación constante. Todos estamos obligados a conocer y a dominar los principales temas que determinan y le dan sentido a nuestra materia de trabajo.
Ser dirigente sindical en este tiempo exige dejar atrás prácticas y moldes caducos, y de manera emergente, sustituirlos por ejercicios sindicales innovadores, saber leer el mundo para anticiparse a los acontecimientos con el fin de evitar crisis y enfrentamientos internos que pongan en riesgo la viabilidad de las organizaciones sindicales. En el ejercicio sindical de hoy ante las instancias de gestión, ni siempre en contra, ni siempre a favor, la visión de quienes dirigen debe imponerse al momento de la negociación con la finalidad de saber determinar cuándo una cosa y cuando la otra, generalmente debe ser a favor cuando se está beneficiando al gremio o cuando se está ratificando o acrecentando un logro ya obtenido, y en contra, cuando se atenta en contra de algún derecho laboral, social o profesional de los trabajadores consagrados en la Constitución Mexicana y leyes derivadas.
No siempre una ruta de negociación corta como la que utiliza la disidencia magisterial es la más adecuada, movilización-negociación-movilización ha dejado saldos negativos en muchos sentidos, la imagen social de los trabajadores de la educación ha sido severamente dañada, la educación privada se ha disparado, en el caso de Michoacán, por encima del doble de la media nacional, en más de 17 de los 69 indicadores educativos estamos en los últimos lugares y en el resto de ellos estamos por encima o por debajo, según sea el caso, del promedio nacional, tenemos una de las tablas prestacionales más raquítica del país, en suma, la educación y la escuela públicas están seriamente dañadas. Con esto, no estoy descartando la movilización como herramienta de lucha sindical, estoy dando a entender que está seriamente desgastada y que por este motivo no puede ir por delante, se debe dejar al final, después de agotar los recursos que da la capacidad de gestión y del resultado de los planteamientos sustentados con la fuerza de la razón y el poder de los argumentos.
En la representación legal de las relaciones laborales de los trabajadores de la educación en México, el SNTE ha marcado una ruta viable, el esquema de negociación: identificación del tema-construcción de reflexión-propuesta-planteamiento de mesa-negociación- y acuerdo, con el debido seguimiento y evaluación para retroalimentar el proceso, ha mantenido la viabilidad de la organización sindical ante las amenazas tanto internas como externas de su aniquilación. Mantener la unidad nacional y conservar al SNTE como ente sustantivo por encima de las pretensiones individuales o de grupo nos ha mantenido a flote.
Por supuesto que no todos comparten lo que acabo de plasmar porque somos plurales de pensamiento y de práctica, pero también, porque venimos de un pasado inmediato donde las cosas se hacían de una manera que obedecía a ese tiempo y al contexto en el que nos desenvolvíamos, en esta intención, preferimos permanecer abrazados del pasado sin cambiar porque el cambio nos exige transformarnos para poder transformar y ese proceso nos tiene que llevar a prepararnos constantemente para conocer y dominar nuestra materia de trabajo con el fin de ofrecer mejores resultados y hacer un buen papel ante la sociedad.
La idea del mínimo esfuerzo para el máximo beneficio aniquila nuestro espíritu de superación y nos ancla en nuestra zona de confort, debemos tener cuidado para no caer en el abismo de la indiferencia y de no toparnos con el muro de los lamentos, corresponde a cada quien tomar la mejor determinación para ir más allá del conformismo y de la simulación.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México