Divididos

Divididos
MAS DE GENERAL

Benemérita y Centenaria

El líder del siglo XXI

¿Malvenida la competencia?

La condición humana, entre el sismo y la muerte

Después del sismo
  
ENE
26
2017
Daniel Ambriz Morelia, Mich. ¿De qué está hecha la división social que atrae más que la unidad y la cohesión de los individuos?, ¿se puede hablar de ganadores y perdedores en una sociedad dividida?, ¿Qué es lo que une y que es lo que divide a la sociedad? El tratamiento de un tema tan delicado como el que esbozan las interrogantes con la que decidí iniciar este espacio de reflexión estará investido de percepciones relativas que intentarán imponerse unas sobre las otras y este simple hecho estaría justificando uno de los origenes de la división social, por tal motivo, una relatoría de hechos de manara denotativa nos podrá acercar más a la objetividad que una exposición connotativa que solo nos lleve a una apreciación subjetiva que polarice los sentimientos y divida más nuestra percepción de los hechos.
Arriesgarse a decir que la división atrae más que la unidad provoca un reflexión profunda de manera particular que nos obliga a hacer memoria de los acontecimientos individuales en los que hemos tenido parte y de aquellos que están documentados en la historia de las sociedades en el mundo, porque este fenómeno no es privativo de un continente o de un país en lo particular, mucho menos de una organización política, social o sindical. Y para ser objetivos en nuestro análisis podemos partir de lo más inmediato, la familia, y de ahí podemos escalar hacia cualquier espacio social y observaremos en diferencia de grado, que la división hace estragos, confronta y dificulta el avance armónico de la sociedad. Es innegable que hay familias muy unidas pero también las hay extremadamente divididas, la diferencia entre unas y otras es evidente y no es necesario detallar.
De la familia podemos pasar a las escuelas donde se puede observar el mismo fenómeno y de ahí, a las iglesias, a los sindicatos, a los partidos políticos, a la clase empresarial, a las cooperativas y finalmente a los gobiernos en todos los niveles. Los factores de división son evidentes, podemos decir entonces que divide la religión, la política, la ideología, la ambición, el poder, la manera de pensar y hasta la diversidad cultural.
Este panorama complica la búsqueda de la unidad ante tanta diversidad, por eso coincido con quienes han dicho que debemos unirnos no a personas sino a proyectos que beneficien a la mayoría, las personas estamos llenas de imperfecciones y los proyectos tienen la posibilidad de concentrar muchas aspiraciones con una visión integradora y es en este punto donde entra la participación activa y la acción permanente de todos para hacer que se cumplan los objetivos, de lo contrario, el proyecto fracasará. Los proyectos triunfadores generan sinergia y suman voluntades...conducen a la unidad en la acción.
Otro factor para lograr la unidad y la cohesión social son los valores, podríamos tener mil diferencias pero creo que todos podemos confluir en la libertad, en la justicia, en el valor del trabajo, en la democracia como forma de vida, la honestidad, el respeto y en la solidaridad, entre otros. Educativamente hemos estado perdiendo la batalla que día a día debemos librar desde la familia y la escuela en contra de la ambición, la codicia, el ocio, la envidia, la corrupción, la intolerancia, el abuso y la ignorancia, entre otros vicios. Esta condición impide el acercamiento entre los seres humanos con un solo propósito y favorece la asociación entre individuos que comparten antivalores o hasta falsos valores.
Considerando una visión progresista y el bienestar social, no se puede hablar de ganadores en una sociedad dividida, en esas condiciones desgraciadamente todos perdemos y lo más grave es que envueltos en la inercia de la división y las prebendas fraccionarias nos olvidemos de que no estamos aislados del mundo y que un día tendremos que enfrentar al extraño enemigo a que se refiere la estrofa tantas veces entonado en ceremonias cívicas. A los mexicanos se nos ha movido el escenario internacional y ese acontecimiento nos obliga a por lo menos dejar pasar la luz de los valores para que iluminen las catacúmbas de nuestra conciencia y poder entender la magnitud de la unidad y el daño que ocasiona la división en todos los ámbitos de la vida y de la organización interna de nuestras instituciones.




INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México