El precio político del proteccionismo trumpiano.

El precio político del proteccionismo trumpiano.
MAS DE INTERNACIONALES

Francia, los chalecos amarillos y el estallido del inverno europeo

La elecciones intermedias en Estados Unidos y la caravana migrante

2 de Octubre: 50 Años después y el Nuevo Orden Mundial

Las potencias económicas necesitan guerra

Indignación a causa de los dreamers
  
AGO
27
2017
Julio Santoyo Morelia, Mich. Nada es casual en la política. Creer que el presidente estadounidense actúa sin cálculo y de manera errática al aseverar que es preferible echar por tierra el Tratado de Libre Comercio si no se modifica en su favor el déficit comercial, es no tener presente la manera en que piensa la base social que le llevó a ganar la elección presidencial.
No hay ocurrencia sin propósito en su discurso, por contradictorio que parezca. Cuando se ha pensado que al paso de los meses el peso de las instituciones estadounidenses terminaría modificando el discurso y la actuación del presidente, se ha dejado de lado el hecho de que a diferencia de sus antecesores Trump atrajo y construyó una base social antisistema a partir de reivindicar un imaginario de proteccionismo económico y racial, justificándolo en los efectos supuestamente "negativos" que ha traído para su país el libre comercio, la multiculturalidad y la migración. Una base social y electoral, que no obstante el desgaste presidencial, como lo muestran algunos estudios de opinión, sigue estando ahí al lado de Trump, atenta y claramente entusiasta a los discursos en los que refrenda el proteccionismo y la supremacía nacional.
Y por el desgaste Trump se ve precisado a reactivar el apoyo en sus bases electorales, las que siguen estando interesadas en escuchar que su líder confirme la ruta de echar abajo el Tratado de Libre Comercio y obligar a las empresas estadounidenses a "regresar" los empleos, de construir un muro fronterizo que debe pagar México, de respaldar el supremacismo racial y la persecución de migrantes. No hay ocurrencia, Trump necesita activar a su base electoral para contener el cuestionamiento de sus malquerientes en la Casa Blanca que lo quieren fuera del despacho presidencial. Trump, que desde la campaña supo comprender los miedos, frustraciones y decepciones de la sociedad estadounidense, sabe que hoy el pensamiento de esa sociedad sigue sin cambiar y ávida de un discurso que la convoque, le genere catarsis y una ruta de salida para su quebrada esperanza.
No es sólo una balandronada el discurso anti TLC de Trump o decires que no ponen en riesgo los propósitos de negociación de México para el acuerdo comercial. Trump es el presidente de Estados Unidos y su fraseología no debiera ser vista sólo como táctica de negociación, él sabe que en el contenido del acuerdo comercial se está jugando el apoyo de su base electoral. Si pierde su base electoral, porque el acuerdo excluya sus pretensiones proteccionistas, Trump estará fuera de la Casa Blanca. Parece un hombre acorralado porque a las poderosas empresas que hacen negocios con México y Canadá en el marco del TLC les pega y fuerte el proteccionismo que quiere imponer la Casa Blanca y generan fuertes corrientes de presión para que no se rompan los principios básicos del acuerdo mismos que son compartidos por un amplio sector de republicanos y demócratas.
No existe certeza plena de que las negociaciones comerciales arriben al ideal que el gobierno mexicano persigue. Bien haría tener a la mano el plan B o C para encarar la probable salida de EU del acuerdo comercial. Tanto para Trump como para Peña la negociación del acuerdo no sólo supone un contenido económico, está muy claro que el político, así se diga lo contrario ante la prensa, es vital para su sobrevivencia. Trump está tratando que en este lance su fuerza política no sufra merma, y sabemos que para que esto ocurra deberá dar satisfacción a sus electores que siguen siendo una gran fuerza y su único recurso. Peña sabe que, si al menos, se le da continuidad a los principios del TLC capitalizará políticamente en su favor en un año crucial, el de la sucesión presidencial, y si no fuera así la incertidumbre económica se traducirá inevitablemente en incertidumbre política.
El caso de Trump es el de todos los populistas que terminan enredados con sus propuestas demagógicas, que por su simplismo y contexto, terminan arrastrando multitudes deseosas de soluciones fáciles en momentos de crisis y derrotados trágicamente por la realidad. Su proteccionismo le está dando mejores resultados en el terreno político, en el económico lo destrozará. Desafortunadamente con malas consecuencias para muchos.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México