En defensa del matrimonio natural

En defensa del matrimonio natural
MAS DE RELIGION

Escuchemos al Papa

Demos un recibimiento digno al Santo Padre

¡Feliz Navidad!

Responsables en la Diócesis para la visita del Papa

Nuevos Obispos Auxiliares
  
JUL
19
2015

Domingo 19 de Julio de 2015


 


† Alberto Cardenal Suárez Inda, Arzobispo de Morelia


 


Ante la presión que ejercen algunos grupos para que el Congreso de Michoacán legisle en relación al tema de las uniones entre personas del mismo sexo, me permití dar un comunicado a la opinión pública en los siguientes términos:


“No sólo argumentos basados en la fe cristiana, sino razones de orden antropológico, ético y social son las que nos mueven a defender que el MATRIMONIO ha de considerarse como LA UNIÓN VOLUNTARIA Y ESTABLE ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER. En un estado democrático es bueno respetar los diferentes modos de pensar, pero los Gobernantes y Legisladores han de tener muy en cuenta el parecer de la mayoría de los ciudadanos y han de tutelar a la familia como célula básica de la sociedad”.


Los argumentos de la fe cristiana se basan en la Palabra de Dios que, desde el Génesis hasta el Apocalipsis nos hablan de la creación del hombre y la mujer como seres de igual dignidad, llamados a unirse en el amor y la fidelidad, y a transmitir la vida engendrando a los hijos.


La dignidad y belleza del matrimonio natural se ven enriquecidas con el sacramento del matrimonio, que hace de esta alianza humana un signo del amor inefable de Dios hacia su pueblo elegido. La Iglesia, esposa de Cristo, es santa pero está formada por pecadores; el perdón y la misericordia de Dios la renuevan incesantemente.


En la Biblia se habla claramente de la homosexualidad como una desviación que no es conforme a la ley de Dios. El que haya personas que experimenten atracción hacia el mismo sexo puede explicarse, en algún caso, por causas de tipo genético; sin embargo, es posible, con una oportuna educación y con la ayuda de la gracia, llevar una vida casta. Independientemente de la moralidad de los actos, se ha de reconocer la dignidad propia inherente a toda persona.


Las razones de orden antropológico son fundamentalmente las diferencias anatómicas, es decir del cuerpo mismo del varón y la mujer. Pero la sexualidad humana no puede reducirse a la satisfacción de las pasiones, sino que ha de ser una relación más profunda entre las personas, lo cual implica respeto, admiración mutua y entrega generosa. La psicología también marca lo propio del carácter masculino y femenino.


La llamada “ideología de género” quiere imponerse como una verdadera dictadura y no toma en cuenta la ética que, en la filosofía y en la cultura de los pueblos más variados, es la base de la convivencia social y fundamento de una comunidad más amplia formada por las células que son las familias.


 




INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México