Estado que se gangrena

Estado que se gangrena
MAS DE POLITICA

Alianzas ciudadanas

De las mayorías

La condición de la quimera

Locura y poder, una mala combinación

A su medida
  
NOV
17
2019
Teodoro Barajas Morelia, Mich. En ocasiones pareciera que nuestro país se gangrena con una violencia desbocada, los obituarios no parecen concluir jamás ante los dardos envenenados del crimen organizado como lo ha ilustrado la masacre alevosa contra la familia LeBarón que ha sacudido a la opinión pública.
No se ocupan eufemismos ni la consigna de abrazos, no balazos; que ha dicho reiteradamente el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que se necesita es la aplicación de la norma de manera contundente, de lo contrario la sangría será más profusa y los niveles de inseguridad se incrementarán con lo que ello significa en pérdida de vidas humanas.
La gobernabilidad está en predicamentos porque la responsabilidad del estado mexicano parece haberse congelado, los resultados han sido funestos porque los índices se han disparado como la metralla se escucha cotidianamente sin que se visibilice un proyecto auténtico de pacificación.
También se puede observar la mezquindad de quienes parecen apostarle al fracaso de la actual administración federal, entre los cuestionamientos que proceden de los adversarios del régimen y la tibieza de las autoridades se agrandan los vacíos que se llenan de impunidad.
Los feminicidios también se han incrementado, lo cierto es que el baño de sangre no amaina. Las políticas públicas de prevención tampoco son visibles y con todo ese cuadro espeluznante se diluye el estado de derecho para dar paso a una evidente anarquía contaminada de violencia, impunidad y desencanto.
La administración federal debe asumir su responsabilidad enteramente y dejar de culpar al pasado porque lo importante es el momento presente con todo y su carga de estropicios.
Sabemos que en el pasado reciente se declaró una guerra contra el narco sin ton ni son, al final del día la táctica y estrategia resultaron fallidas, la realidad lo reflejó. No obstante, lo que se demandan son resultados y la oposición no se distingue precisamente por su calidad moral. Ningún partido escapa a los escándalos, el pasado benefició al actual mandatario porque se abrigaron esperanzas de un cambio con rumbo, aunque hasta ahora no ha rebasado el ámbito de las expectativas.
La incertidumbre se adueña del estado de ánimo de millones de mexicanos que han sido marcados por el crimen, constantemente los espacios informativos se atiborran de notas rojas porque la realidad así las surte, en algunos altos funcionarios pareciera que su capacidad de asombro se terminó y observan lo que sucede como algo normal porque sucede a diario, como lo ejemplificó, en su momento, la actual secretaria de Gobernación Olga Sánchez al referirse a la masacre perpetrada en Aguililla, Michoacán.
La gangrena de la violencia ha sido pronunciada, el cuerpo social de México lo sufre y la capacidad de respuesta luce insuficiente.
Al gobierno de la 4T le hace falta ser autocrítico, nadie está obligado a lo imposible pero si a lograr avances, resultados tangibles, porque ese fue el compromiso.
La aplicación de la ley no es negociable, más debiera ser la constante en un auténtico estado de derecho.



INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México