La evaluación se legitima, pero estigmatiza

La evaluación se legitima, pero estigmatiza
MAS DE EDUCACION

"No hay", ya no satisface a nadie

Maestros Número Uno; Maestros Excluidos

Un modelo de Universidad

Respuesta salarial SEP-CNTE 2017

Cómo recordamos a nuestros Maestros?
  
JUL
06
2015
Juan Avila Morelia, Mich. Tuve la fortuna de platicar esta semana con varios maestros de educación básica que están frente a grupo en el tema del día: la evaluación, la idea era conocer su opinión y postura respecto al asunto, y la sorpresa es que no tienen clara la información, lo que les resulta difícil tener una postura definida. Muchos lo ven como una imposición de la autoridad a quien no aprueban su actuar, por eso optan por adjuntarse a las acciones de la CNTE. Otros, más seguros en su preparación, dicen estar dispuestos a ser evaluados, pero en una lógica distinta a la planteada por el INEE. Y es que la ola arrastra, si la CNTE viene impulsando un discurso por la defensa de los derechos laborales de los maestros, y estos hacen un cálculo a futuro, señalando que en 3 o 4 años tendrán que ser desplazados de los grupos para ser colocados en un función distinta a la docencia, de antemano anteponen derrota, les pregunté ¿por qué esa afirmación anticipada?, su postura contundente "es que vamos a reprobar", como si esto fuera a ocurrir; pero al hacerles la otra pregunta ¿y si no presentan el examen de evaluación?, contestan: pues entonces nos alinearemos a la CNTE para defender nuestra dignidad.
Este discurso nos enseña mucho, falta información para definir postura, hay vacíos que los representantes oficiales (directores, inspectores, jefes de sector) de la SEP no han podido o querido comunicar, esto provoca en los docentes inseguridad, miedos, prejuicios, rechazo e imaginarios colectivos a los que hay que enfrentar para instalar lo nuevo y necesario para un sistema educativo, porque de otra manera ¿cómo saber de la profesionalización de un docente, quien además es trabajador de la SEP?, recordemos que eso mismo sucedió en el 93 cuando se impulsó el programa de Carrera Magisterial, y quién no recuerda a los primeros en registrarse en ese programa, fueron algunos líderes sindicales que "alcanzaron" altas categorías, pero en fin.
Por otro lado, hay un esquema de sujetación del docente que la propia estructura de la SEP ha venido impulsando, como son las conductas disciplinarias en razón de su seguridad laboral: todo dado al menor esfuerzo profesional; por eso ahora que se intenta alguna novedad, inmediatamente aparece la resistencia, sumando a que el discurso de la autoridad no está bien sustentado, allí viene la incredulidad, porque muchos programas de la SEP, casi nunca son concretados durante el sexenio, ejemplo: la descentralización educativa.
Evaluar la calidad educativa desde la profesionalización del maestro, -no es para estigmatizar al docente como lo viene haciendo la Tv-, debería ser para reforzar procesos de inclusión, lo que implica ver el paradigma educativo, no sólo la enseñanza. Sé requiere el tipo y valor de los estándares, destacar los problemas y demás condiciones y circunstancias en que eso se encuentra el proceso educativo, incluyendo los méritos individuales y colectivos, pues sin ellos resultará difícil valorar la condición cuanti y cualificable. De ahí la importancia de saber qué y quién va a evaluar, saber más de los sujetos a quienes se van a evaluar, y saber si es calidad, cualidad o cantidad de elementos los que se toman en cuenta para conocer su condición.
Respecto a lo anterior James W. Pompham hace una aportación muy profunda "Los educadores deben ser, definitivamente, responsabilizados. La enseñanza de los hijos de una nación es demasiado importante como para no darle seguimiento, se debe evaluar. Pero evaluar la calidad educativa mediante el uso de instrumentos de evaluación erróneos es una subversión de la sensatez. Aunque los educadores necesitan producir evidencia válida respecto a su eficacia, las pruebas estandarizadas de logros son herramientas equivocadas para esa tarea".

De ahí que evaluar de manera estandarizada sin tomar en cuenta los valores culturales, las condiciones históricas y el territorio que sostiene la identidad y los derechos de los habitantes, será una visión pragmática y relativista, que no cubre por ningún motivo lo que es la evaluación para la calidad. Al tiempo.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México