Meade y Monterroso

Meade y Monterroso
MAS DE POLITICA

Pax Narca

Nos quedan los atajos de la política mágica

El neuromarketing político en las campañas 2018.

El frente de Anaya

Impunidad, causa de fondo de la corrupción
  
DIC
03
2017
Teodoro Barajas Morelia, Mich. El destape de José Antonio Meade Kuribreña me hizo evocar el microrrelato del cuentista guatemalteco Augusto Monterroso intitulado El dinosaurio: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. Se ha seguido la misma liturgia que prescribía los usos y costumbres del Partido Revolucionario Institucional desde hace décadas, el gran dedo elector hizo de las suyas, aunque ahora como elemento adicional es que la suerte se echó a un simpatizante que no miembro del tricolor. Aunque, recordando a un clásico del PRI la forma es fondo.
El presidente Enrique Peña Nieto eligió a Meade Kuribreña acaso por el desgaste de la marca PRI, incluso sus estatutos fueron reformados para que no necesariamente sea un militante el candidato a la presidencia de la república, es decir un traje a la medida, estaba cantada la elección porque las señales previas fueron contundentes, incluso los elogios pegajosos que le dedicó el canciller Luis Videgaray Caso. Creo no se hicieron bolas, como dijera otro clásico del Revolucionario Institucional.
El PRI fue fundado en 1929 como Partido Nacional Revolucionario en pleno auge del maximato que encabezaba el llamado jefe máximo de la revolución Plutarco Elías Calles en la etapa posrevolucionaria, se pretendía como lo dijera el también ex presidente nacido en Sonora de la hora de las instituciones ya no de los caudillos, aunque no fue autocrítico porque él fue el hombre fuerte sin contrapesos.
Elías Calles fue la mano que meció la cuna en aquellos años, puso y quitó presidentes hasta que decidió imponer a Lázaro Cárdenas del Río en la primera magistratura y concluyó su poder una vez que su ex pupilo decidió expulsarlo del país, concluía el maximato para que naciera el presidencialismo.
El tapado fue la costumbre, la liturgia prescribe que el presidente de turno designa a quien habría de sucederlo en el cargo, esa costumbre no ha variado, claro, con sus matices; por ejemplo Carlos Salinas de Gortari eligió en primera instancia a Luis Donaldo Colosio sólo que ante el homicidio perpetrado por el nacido en Magdalena de Kino se optó por Ernesto Zedillo Ponce de León con quien habría de romper al inicio de su administración, su hermano Raúl Salinas sería detenido y procesado.
José Antonio Meade es un candidato ciudadano, no tiene ni tuvo militancia partidista, colaboró en los gabinetes de Felipe Calderón y Enrique Peña, se le asociaba con el PAN aunque él dijo haber votado por el actual mandatario. Los sectores históricos del priismo que datan desde la etapa cardenista ya se pronunciaron, por unanimidad, por el ex titular de la Secretaría de Hacienda. Los priistas del ala política no tecnocrática también se han adherido como es el caso de Manlio Fabio Beltrones.
Incluso algunos panistas han manifestado abiertamente sus simpatías por Meade, por ejemplo los senadores Javier Lozano y Ernesto Cordero, los cuales suelen cuestionar a su jefe nacional Ricardo Anaya quien ha visto mermadas sus posibilidades de ocupar Los Pinos..
En este momento si ya fueran las elecciones seguramente veríamos en la final a Meade Kuribreña y Andrés Manuel López Obrador, así lo apuntan las encuestas; este día no parecen competitivos ni el PAN ni el PRD por separado, el denominado Frente Ciudadano que aglutina a panistas, perredistas y Movimiento Ciudadano parece naufragar. Aunque en política no pueden descartarse los imponderables y se trata de una ciencia inexacta. Al tiempo.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México