Negros nubarrones en el horizonte

Negros nubarrones en el horizonte
MAS DE RELIGION

No te distraigas con el dinero

Perdiendo se gana

El peor sordo, el que no quiere oír

Confiesence, no basta bañarse

Si, pero no, dijo el indio
  
SEP
03
2018
Mateo Calvillo Morelia, Mich. Pierre Babin, mi maestro en Francia, comunicólogo, visionario, gran amigo afirmaba: el mundo de hoy necesita "éveilleurs", personas de avanzada que despierten la conciencia de sus hermanos, que los poderosos tienen adormilados. Hay que velar para entender los acontecimientos.
En la película L´oeuf du Serpent (El Huevo de la Serpiente) se escucha esta verdad: el mundo actual es como el huevo de la serpiente, debajo de la membrana se ve el monstruo que se está formando.
Hay que voltear a Venezuela y ver la tragedia de una nación, a qué abismo los llevaron los dictadores.
Todo empezó con promesas seductoras de un cambio que traería el paraíso, lenguaje populista. veíamos con angustia lo que se venía con Hugo Chávez, el pueblo sin criterio no lo vio.
Con un lenguaje cariñoso, meloso, seductor de un pretendido redentor "envuelven" al pueblo. Le dicen lo que el pueblo quiere escuchar, le prometen mucho dinero y riquezas gratuitas, no hablan de trabajo ni de esfuerzo. En realidad, lo que buscan es su "yo" que se alimenta de poder. Cuando dicen México quieren decir yo.
Es la lección de la historia, hasta allá lleva el falso caudillo, el dictador, el hombre sediento de poder, entendido como mando no como servicio, el autoritario, anárquico, que manda al diablo las instituciones, con ellas el orden público, el bien común, la justicia, la paz social.
El caudillo se cree muy grande como Moisés, como Cristo, pretende ser el gran legislador, busca hacer un código de moral. Si conociera el Decálogo y el Sermón de la Montaña, se darían cuenta de su despropósito.
Hay que estar atentos a las señales que manda el gobierno electo. No podemos verlo como un pueblo de esclavos frente al emperador, el tlatoani, el soberbio que astutamente diviniza el poder.
No gobierna sólo como en una dictadura, tiene frente un pueblo digno que acota sus pretensiones. Hay una mayoría de mexicanos donde se cuentan los intelectuales y los comunicadores que no votaron por él. Ésta para servir al pueblo que en democracia es el soberano. Es el primer mandatario, es decir, el primero que hace los mandados.

Debe servir a la persona humana en el marco de las leyes e instituciones, basado en valores y principios. Quiere inventar su código de mora, en realidad el tiene su propia moral que se traduce en relativismo y arbitrariedad.

Hay que ser vigilantes, dice el Maestro Dios, hay que conocer la persona del gobernante, más allá de su imagen publicitaria y de su discurso. Los gobernantes y los líderes no valen lo que dicen valer si no lo prueban en los hechos y las realizaciones.
Necesitamos conocer al ser humano. En la Revelación divina, está consignada la verdad del hombre. Es sabio tenerla en cuenta para no perder piso y evadirse en las alturas de la irrealidad.
Ahí leemos verdades universales e inmutables. De muchas maneras ahí se lee: "Dios hizo al hombre a su imagen", es la verdadera razón de su grandeza.
Por otra parte, el hombre no es Dios. La afirmación se repite en los libros de la Biblia, Un mexicano sabio acuñó esta frase: el presidente no es Dios.
Es sabio y sano establecer, con la Escritura, la condición del hombre: este no es es sino tierra.
En pocas palabras la Revelación da la clave para entender muchos males del mundo: "es el hombre el que engendra el sufrimiento" leemos ahí. Que lo digan los pobres de Michoacán, Veracruz, Chihuahua?

Hay que despertar a la condición de adulto inteligente. Hay que ver la realidad con ojos serenos y lúcidos. Hay que ver los ídolos que gobiernan en su justa dimensión, no olvidar que al lado de grandes cualidades tienen grandes defectos. No son diferentes de los demás, tienen muchos vicios. No son demiurgos ni tlatoanis.
Hay que descubrir a tiempo tanto al héroe, como Morelos, capaz de dar su vida por la patria, descubrir al tirano, sediento de poder y dominio para no dejarse arrastrar como mansos corderos al holocausto.
El único Mesías nos urge a estar atentos a los acontecimientos y a leer los signos de los tiempos.




INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México