Tropicalísimo: Échale semilla a la maraca pá que suene

Tropicalísimo: Échale semilla a la maraca pá que suene
MAS DE ESPECTACULOS

Arranca venta de boletos para el concierto de "GranDiosas Clásico" en Morelia

El mundo despide a Adam West el caballero de la noche más colorido

Unas "GranDiosas" cantantes llegarán a Morelia

Mujer Maravilla, un paso adelante en el Universo DC

Su nombre era Moore, Roger Moore
  
JUN
09
2017
STAFF IM Noticias Morelia, Mich.
La música tropical en México tiene sus referentes clásicos, Mike Laure o Linda Vera por ejemplo. Actuales también, como Yaguarú o los Ángeles Azules (de los cuales ya hablamos en la anterior edición). Referentes que plasman momentos dorados en el desarrollo del género en nuestro país. Pero sin duda, hay un pasaje en la historia de la música tropical en México que es digno de recordar: El Tequendama de Oro.
Corrían los años setentas del siglo XX. La ciudad de México vive la efervescencia de los sonideros o disco-móviles. Sonido La Changa, Sonido Fascinación, Sonido Arcoiris o Sonido África, entre otros muchos que ambientaron tardeadas en vecindades de los barrios populares y festividades religiosas para colonias o mercados, como la Lagunilla o Tepito (sólo por mencionar algunos).
Discos Fuentes (Colombia), empresa musical a la cual le debemos la popularización a nivel Sudamérica, y posteriormente mundial de los ritmos afroantillanos de su país base y de otros como Perú, Ecuador o Venezuela, lanzó en 1961 el primer volumen de una serie de discos compilatorios con lo mejor de los temas lanzados durante el año. "Los 14 cañonazos bailables", algo así como un álbum con puros "one hit wonders" de agrupaciones colombianas principalmente. Aquellas canciones que pegaron con tubo en las radiodifusoras. En otra emisión de Tropicalísimo, estimado lector, hablaremos de esta disquera y su relevancia internacional para con la música popular bailable de nuestro continente.
Ahora bien, retomando los años setentas, Discos Peerles de México logra cerrar negociaciones con los mismos Discos Fuentes. El negocio consistió en traer y difundir en México el catálogo de música tropical de dicha empresa. De modo que a finales de la década la disquera mexicana saca al mercado su versión de los anteriormente señalados "14 cañonazos bailables", denominándolo "Tequendama de oro". En este se compiló lo mejor de la música afroantillana de Colombia y alrededores. El nombre lo toman de la región colombiana del mismo nombre, mientras el ícono era una figurilla antropomorfa de un jaguar-murciélago elaborada por la antigua civilización Tolima de Colombia.
Estos compilados no sólo consistían en sacar lo mejor de la música colombiana para México, sino que también tenían la intensión de premiar a los mejores sonideros del país, y casi exclusivamente de la Ciudad de México. El premio era precisamente un disco de oro con la ya mencionada figura del Tequendama en el mismo metal. De manera que en esta ocasión queremos a su vez recomendar la edición inicial de la serie Tequendama de oro, denominado sencillamente como "Volumen #1".
El disco inicia con el tema "Embustera", de la Sonora Dinamita de Lucho Argaín (sí, la misma de "La cadenita", "Mi cucú", "La parabólica", entre otros famosos títulos clásicos de fiestas y reuniones; desde bodas hasta bautizos). Ésta agrupación también es conocida por contar en su momento de plenitud con la voz de Margarita "La diosa de la cumbia".
Posteriormente aparece la Sonora Cordobesa con el tema "La solterona", señalando que "Cuando la gaita suena, la gaita solterona, se me quitan las penas, porque está sabrosona". Alude sin duda al espíritu y motor de éste género musical: fuera las penas, fuera tristezas, vamos a rumbear y a celebrar. Los siguientes títulos son "Sangre India", con el grupo Los Diplomáticos y "Te están matando los años", de Lucho Cuadros. Ésta última pieza es sin lugar a dudas, una de las canciones más conocidas entre los sonideros mexicanos y los bailadores; con su acordeón inconfundible narra el desamor, la tristeza y el vacío que deja un querer que se marchó. "Si tu sientes en la sangre de tus venas, la nostalgia del cariño que te di, hoy recuerdas que en mi vida tú eras dueña, y perdiste porque lo quisiste así". Pieza obligada para toda festividad o simplemente, para aderezar una ruptura amorosa.
En lo consecutivo, temas como "Volaron las garzas" de Las Emes, "Esta sí es cumbia", con Los graduados, "El ventarrón" de Gabriel Romero o "La pelirroja", interpretada por Los Golden Boys, son muestra de la capacidad musical colombiana y peruana principalmente para provocar en los escuchas el deseo de bailar, de levantarse y menear con brazos extendidos la humanidad total.
La penúltima pieza de este material es el tema titulado "Salsa con tabaco". Lo interpreta Afrosound. Este grupo, cabe señalar, contaba con las interpretaciones vocales de Wilson Manyoma (quien junto a Joe Arroyo ?"No le pegue a la negra", formó la dupla vocal de Fruko y sus tesos) y la dirección y arreglos de Julio Ernesto Estrada "Fruko". Se trata de un tema a ritmo de salsa con un toque jazz y sintetizadores. Salsa brava de Colombia para el mundo. Salsa que incita a bailar desde el primer acorde. Salsa de verdad. "Échale semilla a la maraca pa´que suene".
El último escalón del disco le concierne a Pedro Laza y sus playeros, interpretando el tema "Ña María". Cumbia clásica hecha a la medida del bailador. Se trata de una canción que narra la historia de cómo un hombre se prepara junto con María para asistir a un baile, incuestionablemente un baile de cumbia. Metales precisos, coros que quedan en la mente acaso tatuados bajo el inconfundible clarinete cumbiambero (aquel que le sirvió a Calle 13 en su tema Atreve-te-te).
Estimado lector, sin siquiera dudarlo, tenemos un material digno de ser escuchado, y principalmente bailado, en su próximo festejo o reunión. Consideramos que el disfrute del Tequendama de oro ? Volume 1 gozará del gusto colectivo y les permitirá acercarse a un pedacito de la historia de la música tropical en México. A bailar se ha dicho.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México